historia,  masculina

CED: Mundial 1985, finales por aparatos masculinas (#yomequedoencasa)

Estamos todos un poco aburridos, así que #yomequedoencasa comentando en diferido las finales por aparatos masculinas del mundial de Montreal 1985, el no maldito.

Como durante el tiempo en que hemos tenido competiciones yo he optado por ocupar mi tiempo (involuntariamente) en otros menesteres, ahora que dispongo de tiempo, no tengo competiciones que comentar. Pero no pasa nada, porque yo me las saco de la manga y alimento una de mis secciones favoritas del blog: comentando en diferido.

Vamos a comentar, en concreto, este vídeo:

Li Ning comienza con dos medallas

 

Comenzamos en suelo, con el soviético Valentin Mogilny. Doble carpado con pirueta, arabian carpado a rodar (este elemento es muy bonito, aunque va ligeramente desviado) y doble agrupado atrás. Resulta curioso ver tres diagonales y numerosos elementos de fuerza y equilibrio (ahora tenemos seis diagonales y algún molino americano/san Pedro por cumplir). Mogilny acabó cuarto en esta final.

¿Está chulo el doble mortal lateral de Tong Fei o no está chulo?  Mortal adelante agrupado, flic-flacs y una pirueta y media, seguido de su elemento (mariposa con giro). Mortal agrupado atrás a mortal agrupado adelante al apoyo acostado facial, y un doble agrupado atrás alto como la luna para acabar. Con este resultón ejercicio se llevó el oro.

Luego sale su compatriota Li Ning, que quedó tercero con un doble-doble en el que se va al suelo y apoya las manos fuera, un ya perfecto doble en carpa, mortal lateral y doble agrupado —con gritos histéricos de fondo— de salida.

El alemán Sylvio Kroll sale a continuación. Doble agrupado con pirueta, una serie combinada muy interesante con rondada, mortal lateral extendido, flic-flacs, pirueta a mortal adelante agrupado a pose de superhéroe para disimular una regulera recepción como buen zurrapa. Doble agrupado atrás de salida.  Acabaría empatando en la cuarta plaza con Mogilny.

Y ahora sale Yuri Korolev, que ganó el concurso individual —por segunda vez— y por equipos y que en esta final se llevó la plata. Doble extendido con pirueta (si parpadeas te lo pierdes). Agrupado adelante a salto adelante con apoyo de manos a mortal extendido adelante. Entre los elementos no acrobáticos cuela un mortal lateral muy alto y sale con un doble en plancha muy bajo.

Completaron la final el japonés Yamawaki, el francés Vatuone y el alemán Hoffmann.

Adivinad quién ganó la final de caballo con arcos. No es muy difícil, ¿no? Pues claro que no.

Sale Kroll el primero: desplazamiento adelante, molinos en las grupas, tijeras y salida con muchos giros en el apoyo invertido (esto se está perdiendo, ¿verdad?). Luego sale el japonés Koji Gushiken, que casi se nos cae un par de veces, pero no. A continuación, el chino Xu Zhiqiang, que sale con una sonrisa picarona que claramente dice «ji, ji, me ha faltado medio ejercicio porque me iba a caer pero he preferido salir dignamente, seguro que nadie lo ha notado, ji, ji».

Tras él, el japonés Konishi Hiroyuki, que con este ejercicio corto pero intenso fue tercero. Le sigue Li Ning, El Impresionante, que fue segundo con un desplazamiento adelante, tijeras, molinos americanos en las grupas y un amago de caída —así es él, nunca deja de sorprender—, y una salida acelerada para evitar males mayores. Y, ahora sí, tenemos al campeón, a nuestro amado Valentin, que con elegancia y soltura nos deleita con un ejercicio de hora y media de duración que hace feo todo lo que llevamos visto hasta ahora. Desplazamiento atrás, molinos americanos en un extremo, y desde ahí desplazamiento adelante en molinos americanos pasando por las grupas, tijeras, otro desplazamiento adelante —esta vez con molinos rusos—, molinos americanos en el otro extremo y salida en apoyo invertido. Te queremos, Valentin.

Después de esto es que ni Guczoghy ni Artemov nos sorprenden.

Alegría para Balabanov

 

Atentos a las anillas, que nos traen a mi gimnasta favoritísimo, Yuri Balabanov (esto creo que ya lo he dicho), además se lleva un bronce el tío, compartido con Yamawaki, que es el primero en salir y, obviamente, realiza su elemento. Saluda a su compañero de medalla y ahí sale Yuri, a partir la pana: impulso a cristo, báscula al apoyo invertido, vuelo adelante con una frenada extraña y unos mortales que no sabemos muy bien si son carpados o extendidos (comentario totalmente parcial y condicionado: son geniales) al apoyo invertido en el que casi hace una L invertida pero que consigue corregir (porque yo soy incapaz de criticarlo), baja a una especie de San Pedro quedándose a medias (cada vez está más difícil la defensa), plancha facial con los pies muy elevados (debió de hacerlo genial en la final por equipos, porque este ejercicio no es muy de bronce), apoyo en L al apoyo invertido vuelos y su salida, doble mortal adelante carpado con media pirueta que no clava. No pasa nada, Yuri, tenemos medalla.

Guczoghy, que objetivamente lo hace mejor, y a continuación Li Ning, que compartió el oro con Korolev en una final de medallas compartidas. Exceptuando el balanceo que le acompaña durante todo el ejercicio y alguna imprecisión en los apoyos invertidos, muy bien. Salen los alemanes Tippelt y Kroll, el alemán federal Andreas Aguilar y cierra el otro oro, Yuri Korolev, quien tambiés se arquea en los San Pedros y hace patente el comentario ese de que los soviéticos tienen errores que los jueces parecen no ver que comentamos en la entrada de la escuela soviética masculina.

En la final de salto, Lou Yun hace alarde de originalidad con un Cuervo extendido y un Lou Yun, que para eso es suyo —y que es un Cuervo con un giro más, uno y medio en lugar de medio—, y así quedó segundo. Tsukahara agrupado y luego carpado de un gimnasta no identificado, quizás sea Borkai (qué alegría cuando ambos saltos podían ser del mismo grupo, ¿eh?). Jorg Hasse, paloma carpadoagrupada adelante y Tsukahara carpado adelante. Artemov se llevó la

a paloma con piruetas no sabemos en qué postura y el mismo segundo salto que Artemov. Yuri Korolev ganó, otra vez, con una paloma adelante en carpa y un original salto en el que, si os fijáis, solo apoya una mano en la repulsión del caballo, salto sello de Yuri (y que a continuación hace Laurent Barbieri, dos veces, para llevarse la plata compartida). Y cierra un loco, que igual es Israel Sánchez, con un Tsukahara lateral con apoyo en una sola mano que mola lo que no está escrito (y él lo sabe) y luego lo mismo pero apoyando las dos manos.

 

 

Tristeza para Balabanov

 

 

Abre en paralelas un chino, que bien podría ser Tong Fei o Xu Zhiqiang, no os sé decir, que tiene dos saltos con media pirueta prácticamente seguidos que me hacen mucha gracia. Le sigue Kroll, que empieza en una banda y acaba con un doble agrupado atrás. ¿Os habéis dado cuenta de que los ejercicios de paralelas del 85 y los de 2020 —bueno, los de 2019, que en 2020 poco hemos visto y menos vamos a ver— son muy parecidos? Y así se llevó el oro.
Artemov volvió a saborear el delicioso cacao, sí, pero qué estilazo tiene. Y, tras él, Mogilny, que es elegante en todo lo que hace y que compartió oro con Kroll. Empieza en un extremo y poco a poco va avanzando hasta el centro, del que sale con un doble agrupado atrás. Este ejercicio es bastante más corto que el de caballo con arcos. Hoffmann empieza con carrerita y su ejercicio es rapidísimo, eso me ha gustado porque me ha parecido completamente diferente a los demás. Sotomura también empieza con carrera, pero es mucho más pausado —e impreciso— que el alemán. A continuación, el segundo chino (que yo creo que es Tong Fei). Y, por último, Gushiken, con un ejercicio muy parecido al de su compañero de selección pero más acertado —me encanta la subida al apoyo invertido a cámara lenta—, por eso se llevó el bronce.

La barra, momento funesto, pues mi adorado Yuri sufre una caída y se queda sin posibilidades de nada.

Podéis encontrar en Gymn-forum los resultados completos. Por cierto, la web ha estado inactiva durante muchos años y de repente han subido resultados a punta pala, hasta de competiciones de este año.

Imafen destacada: Tong Fei (en los JJOO del 84 y en anillas, pero me perdonáis), fuente.

medalla de chocolate con un Cuervo extendido y un Tsukahara extendido con pirueta. Sylvio Kroll decide emular a su compatrita Hasse y hace una paloma con piruetas no sabemos en qué postura y el mismo segundo salto que Artemov. Yuri Korolev ganó, otra vez, con una paloma adelante en carpa y un original salto en el que, si os fijáis, solo apoya una mano en la repulsión del caballo, salto sello de Yuri (y que a continuación hace Laurent Barbieri, dos veces, para llevarse la plata compartida). Y cierra un loco, que igual es Israel Sánchez, con un Tsukahara lateral con apoyo en una sola mano que mola lo que no está escrito (y él lo sabe) y luego lo mismo pero apoyando las dos manos.

Abre en paralelas un chino, que bien podría ser Tong Fei o Xu Zhiqiang, no os sé decir, que tiene dos saltos con media pirueta prácticamente seguidos que me hacen mucha gracia. Le sigue Kroll, que empieza en una banda y acaba con un doble agrupado atrás. ¿Os habéis dado cuenta de que los ejercicios de paralelas del 85 y los de 2020 —bueno, los de 2019, que en 2020 poco hemos visto y menos vamos a ver— son muy parecidos? Y así se llevó el oro.

Artemov volvió a saborear el delicioso cacao, sí, pero qué estilazo tiene. Y, tras él, Mogilny, que es elegante en todo lo que hace y que compartió oro con Kroll. Empieza en un extremo y poco a poco va avanzando hasta el centro, del que sale con un doble agrupado atrás. Este ejercicio es bastante más corto que el de caballo con arcos. Hoffmann empieza con carrerita y su ejercicio es rapidísimo, eso me ha gustado porque me ha parecido completamente diferente a los demás. Sotomura también empieza con carrera, pero es mucho más pausado —e impreciso— que el alemán. A continuación, el segundo chino (que yo creo que es Tong Fei). Y, por último, Gushiken, con un ejercicio muy parecido al de su compañero de selección pero más acertado —me encanta la subida al apoyo invertido a cámara lenta—, por eso se llevó el bronce.

La barra, momento funesto, pues mi adorado Yuri sufre una caída y se queda sin posibilidades de nada. Abre un japonés, que bien podría ser Watanabe (no el presi) o Konishi, pero por lo contento que sale yo diría que es el primero, que ganó el bronce. Le sigue Tong Fei, con sus molinos con una mano y con una salida lateral extendida con pirueta y piernas abiertas que parte la pana. Ah, y con un oro. Ahora sale el segundo japonés (yo apuesto por Konishi) y Li Ning, El Insuperable (aunque aquí le superan tres).  Muy bien Artemov con molinos a una mano, Tkachev, Gienger, molinos adelante y salida. Kroll se alza con la plata con un Jäger muy fresco. Y llega el momento que no queremos ver: Balabanov empieza con molinos adelante y en su Balabanov (el mortal adelante extendido) calcula mal, la barra le queda demasiado lejos y se va al suelo. Que ya es mala suerte fallar tu elemento. Lloro. Luego continúa con molinos a una mano y en el Markelov se sienta encima de la barra. Lloro más fuerte. Continúa con dignidad con sus típicas dislocaciones (¿no os recuerdan a Beliavskyy?) y abandona cabizbajo el lugar. Y después de esto Hasse parece Dios. Y su triple agrupado de salida no es perfecto, pero en ese momento es original.

 

Ya sabéis, quedaos en casa viendo competiciones del año de la polca. Y feliz cuarentena. #yomequedoencasa.

Podéis encontrar en Gymn-forum los resultados completos. Por cierto, la web ha estado inactiva durante muchos años y de repente han subido resultados a punta pala, hasta de competiciones de este año.

Imafen destacada: Tong Fei (en los JJOO del 84 y en anillas, pero me perdonáis), fuente.

María Ruiz, 26 Filología clásica