Crónica,  femenina,  masculina

Osijek world challenge cup: va por ti, Valentina

Este fin de semana han pasado cosas en Osijek. Se ha celebrado la World Challenge Cup y nos ha dejado cositas que comentar.

Lo primero ha sido la grata sorpresa que me ha generado volver a ver a Tomás González. Que igual tiene más años que las palmeras del parque (o igual estoy exagerando y solo tiene 35, pero como llevamos viéndolo desde 2007 parece que tenga 288), pero sigue teniendo clase y, sobre todo, sigue ganando medallas. Y su doble en carpa con media pirueta de entrada es muy bonito y su doble doble agrupado es altísimo:

También me gustaría hablar de Artem Dolgopyat. Reconozco que no me gustaba porque, pese a llevar una dificultad muy alta, luego no clavaba ninguna diagonal. Conforme lo voy viendo,  me va gustando más y más y ahora igual es uno de mis gimnastas de suelo de referencia. Así que mi bocadillo de palabras de hoy va a la salud del bueno de Artem:

Robert Seligman por fin ha tenido una final muy buena. Ha tenido que ser prácticamente en su casa, en Osijek, y eso al final hace que el oro te sepa un poquito mejor.

Hablando de caballo. ¿Os acordáis de cuando, en marzo de este año, los entrañables Rodionenko, los amantes de Teruel de la gimnasia rusa, le hicieron la cruz a Nikolai Kuksenkov y lo retiraron del mapa diciendo que era ya un señor de 30 años, prácticamente un entrenador, y que su carrera estaba ya finiquitada? Eso le sentó como una patada en la boca del estómago a nuestro adorado Kolya, como es de suponer, por lo que tuvo que declarar al día siguiente que no se había retirado ni pensaba en ello. Pues bien, el sábado volvió a competir en Osijek, nos enamoró a todos con su buen hacer (es cierto, en la vertical tras la tijera con  medio giro del principio tuvo que apoyar la mano en el caballo, pero por favor, ¿acaso eso desmerece el resto del ejercicio? ¿Acaso no queda patente mi parcialidad debida al amor que le profeso?), su cadera, su amplitud de piernas en los molinos americanos, su elegancia y la belleza de su rutina. Ese puñado de cualidades le dio la medalla de plata, que estamos seguros de que en lo más profundo de su ser, fue dedicada a Andrei y Valentina. Va por vosotros.

Srbić, está feo que te caigas, pero que te caigas en un Rybalko es para echarse a llorar. No nos hagas esto en el  mundial, por favor te lo pido:

¿Habéis visto qué chula la primera diagonal de Ana Derek, de zancada al anillo con medio giro y zancada con medio giro? Una diagonal gimnástica en lugar de acrobática es algo queno se ve todos los días:

Qué seguridad desprende Angelina Radivilova en barra, qué bonita. El mortal agrupado casi llega al techo. Un matrimonio bien avenido el de ella e Igor, espero que tengan un cuartito de trofeos y medallas en casa:

Me ha parecido  original, en este mundo de Yurchenkos dobles, Amanars, Chengs y Lópezes (este último plural inventado suena fatal) ver a Kysselef haciendo una paloma con mortal adelante agrupado con pirueta:

Nos vemos la semana que viene en Koper, que seguro que nos trae más cosas que contar.

María Ruiz, 26 Filología clásica